Un desfibrilador cardioversor implantable (DCI) es un dispositivo eléctrico pequeño. Se coloca dentro del pecho para controlar el ritmo cardiaco. Si el corazón comienza a latir de manera irregular, el dispositivo envía una descarga eléctrica. Dicha descarga es enviada para restaurar el ritmo normal. El implante de un desfibrilador cardioversor automático es la inserción quirúrgica de un DCI.

En la actualidad, el DCI combina la función del marcapasos y el desfibrilador externo. Un marcapasos también controla el ritmo cardiaco. Ayuda a que el corazón pueda restaurar su ritmo normal si está latiendo demasiado lento o rápido.

Desfibrilador Cardioversor Implantable
Imagen de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Los ventrículos son las cámaras del corazón inferiores de mayor tamaño. Los latidos irregulares en esta área pueden impedir que el corazón bombee sangre hacia el resto del cuerpo. El cerebro y los órganos vitales corren mayor riesgo. Esto también puede ocasionar muerte cardiaca súbita (MCS) o paro cardiaco. Algunos ritmos irregulares que pueden requerir un implante de DCI incluyen:

Los DCI se implantan en pacientes que:

  • Han sobrevivido a uno o más episodios de taquicardia ventricular, fibrilación ventricular o muerte cardiaca repentina.
  • Sobrevivieron a ataques cardiacos y corren alto riesgo de sufrir un paro cardiaco.
  • Padecen una afección conocida como miocardiopatía hipertrófica (músculo cardiaco agrandado que no funciona correctamente).
  • Tienen una alta probabilidad de desarrollar fibrilación ventricular sostenida o fibrilación ventricular.