Las várices esofágicas son vasos sanguíneos (venas) anormales que se desarrollan en el esófago. Estas tienen paredes anormalmente delgadas, y la presión sanguíneas dentro de ellas es muy alta. Esta combinación hace que las várices esofágicas sean muy peligrosas porque se pueden romper y causar un sangrado mortal.

La inyección para várices esofágicas es un procedimiento realizado para prevenir sangrado futuro o detener el sangrado activo. Durante el procedimiento, se inyectan medicamentos dentro o al lado de las várices esofágicas. Cuando se inyecta dentro de la vena, el medicamento causa que se formen coágulos sanguíneos, bloqueando el sangrado de la vena. Cuando se inyecta al lado de la vena, la inflamación en el área comprime la vena, evitando el sangrado.

Las várices esofágicas pueden ser mortales. La inyección para várices esofágicas es un procedimiento que las puede hacer menos propensas a sangrar. El procedimiento también se usa para detener el sangrado activo de las várices esofágicas.