La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (CPER) es un procedimiento que se realiza para tratar y diagnosticar problemas en el hígado, la vesícula biliar, los ductos biliares y el páncreas. En la CPER, se utiliza una combinación de endoscopia (el uso de una cámara flexible de fibra óptica para observar el interior del sistema digestivo) y radiografía.

Su médico puede recomendarle que se someta a una CPER si sospecha que tiene alguno de los siguientes problemas:

  • Bloqueo del ducto biliar
  • Obstrucción del ducto pancreático
  • Un ducto con fuga
  • Pancreatitis
  • Un crecimiento anormal del tejido o cicatrización en el ducto biliar o en el pancreático
  • Ictericia
  • Tumor (cáncer)