La histeroscopia es el uso de un histeroscopio para observar el interior del útero de una mujer. Un histeroscopio es un tubo delgado e iluminado para ver. Este tubo puede equiparse con diminutas herramientas quirúrgicas. La histeroscopia se realiza para explorar el útero (diagnóstico). También se lleva a cabo para reparar daños y eliminar enfermedades de manera quirúrgica (operativa/terapéutica).

Las histeroscopias se llevan a cabo tanto para diagnosticar como por razones terapéuticas. Una histeroscopia de diagnóstico permite que el médico inspeccione el útero desde el interior e identifique problemas potenciales o anomalías. Una histeroscopia operativa/terapéutica se realiza para corregir problemas y defectos anatómicos en el útero.

Algunas razones por las que un médico puede recomendar una histeroscopia:

Diagnóstico
Operativa/Terapéutica
  • Ablación endometrial: extirpación de recubrimiento uterino desde el útero
  • Miomectomía: extirpación de tejido fibroso o muscular (fibroides)
  • Extirpación de pólipos (tumores, generalmente no cancerosos)
  • Localizar y recuperar aparatos intrauterinos (DIU)