Una laceración es una herida que ocurre cuando la piel, un tejido o un músculo se rompen o abren. Las laceraciones pueden ser profundas o superficiales, largas o cortas, amplias o estrechas. La mayoría de las laceraciones son el resultado de que la piel golpee un objeto o de que un objeto golpee con fuerza la piel. La reparación de laceración es el acto de limpiar, preparar y cerrar la herida.

Herida de laceración en la mano
Nucleus image
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Las laceraciones menores (superficiales, pequeñas, que no sangran, y limpias) pueden no requerir atención médica. Ungüento antibiótico y vendaje puede ser todo lo que se necesita. Sin embargo, la mayoría de las laceraciones sí necesitan reparación. Las razones para buscar atención médica incluyen las siguientes:

  • El músculo, grasa, tendón o hueso están expuestos
  • Se puede ver suciedad y escombros en la herida
  • El sangrado continúa después de aplicar presión directa durante 10-15 minutos
  • Los bordes de la herida están dentados o desiguales
  • La herida tiene más de 1/8 a 1/4 pulgadas de profundidad.
  • Los bordes de la herida no se pueden mover fácilmente juntos o alinear
  • La herida está ubicada en un área de alto estrés (articulaciones, manos, pies, pecho)
  • Reduce el riesgo de cicatrización antiestética

Nota: si no está seguro de que la herida necesita repararse, vaya al hospital y pregúntele a un médico o enfermero.