El nistagmus es un tipo de movimiento involuntario de los ojos. Usualmente es de lado a lado, pero a veces es de arriba abajo o en forma circular (movimiento rotatorio incontrolable). El movimiento varía entre lento y rápido y usualmente involucra ambos ojos. El nistagmus ocurre más frecuentemente en la infancia, pero también puede adquirirse después en la vida. En la lactancia, tiende a desarrollarse entre las seis semanas y los tres meses de edad.

El nistagmus puede reducir la visión y también pude estar asociado con otras enfermedades que limitan la visión, como estrabismo (un ojo volteado hacia adentro, hacia afuera, arriba o hacia abajo). El nistagmus afecta a las personas de muchas y diferentes maneras. Es importante ver a un doctor para que se pueda obtener un tratamiento para la enfermedad y para cualquier desorden asociado y mejorar la visión. En ocasiones, está acompañada de mareos, lo que indica un problema en el oído interno o en el sistema nervioso central.

De manera más importante, el nistagmus puede ser una señal de un problema subyacente más serio.

La causa directa del nistagmus es la inestabilidad en el sistema muscular que controla los ojos. Existe un cantidad de causas diferentes de esta inestabilidad, incluyendo:

  • Herencia
  • Mal desarrollo del control del ojo que puede ser causado por una enfermedad ocular o un problema visual durante la infancia.
  • Albinismo (falta de pigmentación en la piel)
  • Trastornos oculares, como degeneración de un nervio ocular, astigmatismo agudo o miopía
  • Enfermedades del cuerpo, como la enfermedad de Meniere (que implica problemas de equilibrio), la esclerosis múltiple o una apoplejía
  • Lesión en la cabeza o que involucre al sistema muscular del cuerpo
  • Uso de ciertos medicamentos, como litio o medicamentos anticonvulsivos
  • Consumo de drogas o de alcohol
  • Problemas en el oído interno, como infecciones o irritación

Sin embargo, en algunos casos se desconoce la causa del nistagmus.