Un cistocele ocurre cuando una parte de la vejiga sobresale dentro de la vagina. La protuberancia aparece por un defecto en la fascia, el tejido conjuntivo que separa la vagina de la vejiga.

Existen tres grados de cistocele:

  • Grado 1: la forma más leve, en la cual la vejiga cae sólo parcialmente dentro de la vagina
  • Grado 2: una forma moderada, en la cual la vejiga se ha hundido lo suficiente como para alcanzar la abertura de la vagina
  • Grado 3: la forma más grave, en la que la vejiga cuelga a través de la abertura de la vagina

Un rectocele ocurre cuando una parte de la pared del recto sobresale dentro de la vagina. La protuberancia aparece por un defecto en la fascia entre el recto y la vagina.

Cistocele
si55551974_96472_1
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Rectocele
si55551976_96472_1
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Entre más pronto se trate un cistocele o un rectocele, más favorable será el resultado. Si sospecha que tiene esta condición, consulte con el médico.

Las paredes entre la vagina y la vejiga o el recto pueden estar dañadas debido a uno o más de los siguientes factores:

  • Partos vaginales complicados
    • Partos múltiples
    • Uso de fórceps para asistir el parto
    • Desgarros del perineo durante el parto
    • Episiotomía durante el parto
  • Distensión debido a levantar objetos pesados
  • Tos crónica
  • Estreñimiento crónico
  • Debilidad de los músculos vaginales debido a la falta de estrógeno después de la menopausia