La sordera significa la perdida o disminución del sentido del oído, la cual puede ser parcial o completa. La pérdida parcial del oído con frecuencia es llamada pérdida de oído en vez de sordera. La sordera puede ocurrir en uno o en ambos oídos.

Existen tres tipos primarios de pérdida del oído:

  • Conductiva: pérdida auditiva causada por la incapacidad del sonido de llegar al oído interno. Esto puede ser resultado de problemas en el oído externo o medio, como infección en los oídos, exceso de cera o inflamación. Este tipo de pérdida de audición es más probable que responda al tratamiento médico o quirúrgico.
  • Sensorineural: pérdida auditiva causada por trastornos del oído interno o del nervio auditivo. Este tipo de pérdida es usualmente permanente. Puede ser causada por problemas hereditarios o congénitos, exceso de ruido, edad avanzada, medicamentos, infecciones como infecciones del oído y meningitis o por tumores que comprimen el nervio auditivo como en un neuroma acústico.
  • Mixta: pérdidas auditivas que son una combinación de pérdida tanto conductiva como sensorineural.

El Oído
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La sordera se puede presentar a cualquier edad, del nacimiento a la vejez.

Las condiciones que pueden causar o asociarse con la pérdida auditiva incluyen:

  • Infecciones en el oído
  • Fluido en el oído medio
  • Cera del oído
  • Agujero en el tímpano (perforación en la membrana del tímpano)
  • Un traumatismo puede causar la ruptura de la membrana timpánica y alteración de los osículos del oído medio o concusión del oído interno
  • Problemas en la nariz o garganta, tales como:
    • Alergias nasales
    • Problemas de sinus
    • Bloqueo en los tubos eustaquianos (tubos dirigidos de los oídos a la garganta)
  • Factores hereditarios
  • Anomalías de nacimiento
  • Ruido
  • Desórdenes en el oído, tales como:
  • Infecciones como:
  • Infecciones bacterianas, tales como:
  • Tumores que rodean el:
    • Oído
    • Cerebro
  • Padecimientos neurológicos, tales como:
  • Hipotiroidismo (tiroides con baja actividad)
  • Medicamentos ototóxicos (medicamentos que pueden dañar el oído), tales como:
    • Aspirina (normalmente se revierte cuando se deja de suministrar)
    • Quinina (normalmente se revierte cuando la quinina se deja de suministrar)
    • Antibióticos: gentamicina, estreptomicina y neomicina (suele no ser reversible después de interrumpir el medicamento)