La brucelosis es una rara enfermedad bacterial que causa fiebres intermitentes. Se transmite principalmente entre los animales, pero las personas pueden contraer la enfermedad de los animales domesticados. Provoca síntomas seudogripales y puede provocar síntomas de larga duración. En EE. UU., sólo se registran por año alrededor de 100 a 200 casos de brucelosis en seres humanos.

La brucelosis es causada por la bacteria Brucella. Esta bacteria infecta a los animales domésticos. Se puede diseminar a los humanos a través de:

  • Beber leche no pasteurizada
  • Tomar alimentos lácteos de vacas infectadas, ovejas o cabras
  • El contacto directo con secreciones, excreciones o cadáveres de animales infectados
  • La inhalación de la bacteria
  • La lactancia materna (se transmite de madre a hijo)
  • La transmisión sexual
  • El trasplante de tejido