La extracción de la pulpa dental cuando ésta se ha infectado o muerto. La pulpa dental es el núcleo suave del diente que contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo. Se extiende desde la parte superior del diente, llamada corona, hasta la parte inferior de las ramas de las raíces llamadas canales.

Diente
imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Los síntomas más comunes de los problemas de la pulpa dental son:

  • Dolor cuando su muerde con el diente
  • Dolor repentino cuando el diente no está en uso
  • Sensibilidad a alimentos o bebidas calientes o frías
  • Decoloración del diente
  • Encías inflamadas alrededor del diente infectado
  • Una estructura similar a un forúnculo (llamada fístula), de la cual drena líquido, en la encía, junto al diente

La pulpa dental puede infectarse debido a una cavidad sin tratar, un golpe en el diente o una gingivitis presente hace mucho tiempo. Cuando la pulpa dental se infecta o muere, aparecen abscesos muy dolorosos en el hueso de la mandíbula. Al extraer la pulpa dental infectada o muerta se prevendrá que la infección se propague a otras áreas de la boca y destruya el hueso alrededor del diente. Si no se realiza un conducto radicular, se necesitará extraer el diente.