La miringotomía es un procedimiento quirúrgico en el cual se abre la membrana del tímpano para retirar líquido, como sangre, pus o agua, del oído medio. La presencia de líquido suele deberse a una infección o una alergia. En muchos casos, se inserta también un pequeño tubo en el oído medio para mantener un drenado. Esta cirugía se realiza con más frecuencia en niños, pero en ocasiones en adultos.

  • Para aliviar los síntomas causados por la presión debido a la acumulación crónica de líquido en el oído medio que persiste durante 3 a 6 meses y no puede curarse mediante tratamientos no quirúrgicos.
  • Para aliviar el dolor en los casos de otitis media grave que no responde al tratamiento médico.
  • Para restaurar la pérdida de audición provocada por la acumulación de líquido y prevenir el retraso del desarrollo del habla en los niños.
  • Para tomar una muestra de líquido del oído medio que se examinará en un laboratorio para detectar la presencia de microorganismos.
  • Colocar tubos de timpanostomía, los cuales ayudan a igualar la presión, en un intento de prevenir las infecciones recurrentes de oído y la acumulación de líquido detrás del tímpano.