Es un procedimiento para colocar los fragmentos de hueso en su alineación correcta. Existen de dos tipos:

  • Reducción cerrada: se coloca el hueso sin hacer ninguna incisión en la piel.
  • Reducción abierta: implica cortar a través de la piel para realinear los huesos.

Una reducción se hace para regresar un hueso roto a su posición original. Esto se hace debido a las siguientes razones:

  • Para que el hueso pueda sanar más apropiada y rápidamente
  • Para reducir el dolor y prevenir una deformidad posterior
  • Para permitir al paciente recuperar el uso del hueso y de la extremidad