Una episiotomía es un corte en el perineo. El perineo es el área de piel y músculo entre la vagina y el ano.

El objetivo es dilatar la abertura vaginal durante el parto, mientras se intentan prevenir desgarros vaginales.

En un momento, fueron muy comunes, pero ya no se realizan episiotomías de forma rutinaria. Un estudio sobre más de 34.000 partos vaginales reveló que la cantidad de episiotomías disminuyó de un 70% a un 19% durante un período de 17 años.

Sin embargo, el procedimiento podría ser necesario si:

  • El bebé es prematuro o frágil: se alivia la presión sobre el bebé provocada por la dilatación del perineo.
  • El bebé es grande y podría ser difícil sacar sus hombros o se produce un parto invertido (primero salen las nalgas o los pies del bebé): se mantiene al bebé seguro.
  • El médico determina si se necesitan pinzas: se evitan desgarros vaginales.