Una resección colorrectal es una cirugía que extirpa una sección del intestino grueso. Se realiza para quitar partes del colon lesionadas o enfermas.

Este procedimiento suele llevarse a cabo cuando hay cáncer de colon o complicaciones de diverticulosis.

Otras afecciones que pueden justificar este procedimiento son:

  • Obstrucción intestinal que ocasiona perforaciones o gangrena
  • Colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn del colon
  • Colitis infecciosa, como colitis por Clostridium difficile
  • Traumatismo en el intestino
  • Pólipos intestinales, especialmente el tipo precanceroso que se observa con el síndrome de poliposis.
  • Enfermedad intestinal isquémica (interrupción del suministro de sangre en una región del intestino, lo cual ocasiona la muerte de tejido)