Un tratamiento que involucra la recepción de productos sanguíneos (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, factores de coagulación, plasma o sangre) a través de la vena. Los componentes sanguíneos pueden provenir de un donador sin parentesco o pueden haber sido almacenados por adelantado por el receptor.

  • Pérdida extrema de sangre y líquidos debido a una lesión, cirugía o enfermedad
  • Anemia grave, como anemia drepanocítica
  • Trastornos de sangrado, como la enfermedad de Von Willebrand o la hemofilia
  • Inmunodeficiencia
  • Leucemia
  • Enfermedad autoinmunológica o desórdenes del bazo, como resultado de la destrucción de células sanguíneas o médula de los huesos.
  • Incompatibilidad de Rh en los recién nacidos