Una autopsia es un procedimiento quirúrgico para examinar el cuerpo y los órganos internos después del fallecimiento.

Una autopsia no siemper se practica después de cada muerte. Una autopsia se puede realizar a petición de la familia o el médico. Las razones para efectuar una autopsia incluyen:

  • Responder preguntas con respecto a la salud (antes de morir) del fallecido
  • Determinar la causa exacta de la muerte
  • Resolver asuntos legales o médicos