Los análisis de alergia se utilizan para saber qué sustancias provocan las reacciones alérgicas. Se pueden utilizar tres tipos de análisis para confirmar un diagnóstico de alergia:

  • Exámenes sanguíneos: se toma una pequeña muestra de sangre y se hacen pruebas con decenas de alérgenos. Este análisis también se denomina Inmunocap o diagnóstico in vitro.
  • Examen cutáneo: se aplican posibles alérgenos a la piel y se controla la zona para ver si hay una reacción alérgica (piel irritada o inflamada). También se denomina prueba de pinchazos en la piel. Luego, puede realizarse un análisis intradérmico (análisis in vivo). En este caso, el alérgeno se coloca más profundo.
  • Prueba de parches: se colocan sobre la piel parches que contienen las sustancias que podrían provocar la alergia.

Estos análisis ayudan a identificar las causas de las reacciones alérgicas. Las causas específicas ayudan a determinar un plan de tratamiento.