Una mordedura de animal es una herida ocasionada por los dientes de un animal. Los dientes perforan, laceran, rasguñan o aplastan los tejidos de la persona. La lesión puede dañar piel, nervios, hueso, músculo, vasos sanguíneos o articulaciones.

La mayoría de las mordeduras ocurren cuando un animal es provocado. Los animales con rabia muerden sin que se les provoque.