La ansiedad es un estado normal de miedo, tensión e incomodidad. Se considera que es una respuesta normal ante situaciones estresantes o inciertas. Los períodos prolongados o intensos de ansiedad pueden sugerir la presencia de un trastorno de ansiedad. También se puede diagnosticar un trastorno si la ansiedad:

  • Se presenta sin una amenaza externa (ansiedad “flotante”)
  • Afecta el funcionamiento diario

Los tipos más frecuentes de ansiedad son:

Con frecuencia la ansiedad se complica por la presencia de abuso de alcohol o de drogas y depresión.

La ansiedad deriva de varios factores como:

  • Una respuesta apropiada ante circunstancias estresantes
  • Sustancias que afectan el sistema nervioso como:
  • Factores biológicos:
    • Desequilibrios de los niveles químicos del cerebro (p. ej., serotonina y norepinefrina)
    • Rasgos de la personalidad
  • Percepciones defectuosas y creencias irracionales (p. ej., fobias)
  • Conflictos emocionales sin resolver