La toxina botulinum es la sustancia más venenosa conocida por el hombre. Incluso una pequeña cantidad es letal. Es producida por un bacteria en el gen clostridium. El Departamento de Estado de los EE. UU. informó que varios países que apoyan el terrorismo están desarrollando la toxina o la poseen como arma biológica. Algunos terroristas han intentado ataques usando la toxina botulinum producida por esporas bacteriales que se encuentran en los desperdicios. Como arma, la toxina puede liberarse en el aire o colocarse en los suministros de alimento. La toxina causa la enfermedad del botulismo. En pequeñas dosis, la toxina es inyectada como parte del tratamiento para los espasmos musculares del ojo, los dolores de cabeza por migraña y otros padecimientos.

La toxina botulinum representa una gran amenaza. Es fácil producirla y transportarla. Incluso la liberación e inhalación de un sólo gramo de la toxina podría matar un millón de personas. Sin embargo, es difícil mantenerla estable para liberarla en el aire. Algunos expertos creen que no serviría para detener a un enemigo militar. El ejército de los EE. UU. recibe la vacuna de toxoide botulínico para prevenir la enfermedad si se ven expuestos a la toxina. Sin embargo, la liberación de la toxina entre la población civil tendría resultados graves. La toxina botulinum es incolora e inodora. La toxina botulínica no puede transmitirse de una persona a otra.

Recorrido de la toxina inhalada en el organismo
Inhalación de esporas
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.