Una abrasión corneal es una lesión de la córnea, que es la superficie transparente que se encuentra en la parte frontal del ojo. Está justo delante del iris, la parte coloreada del ojo. La córnea tiene varias capas que protegen el ojo. Algunas lesiones corneales pueden dejar cicatrices y deteriorar de manera permanente la visión.

La Córnea
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Muchas abrasiones corneales suceden como resultado de:

  • Polvo, tierra, arena, astillas de madera o metal que golpean el ojo
  • Frotar vigorosamente el ojo, en especial cuando hay algo dentro
  • Una uña, una astilla u otro objeto que arañe el ojo
  • Usar lentes de contacto, especialmente si los lentes se usan por más tiempo del indicado o no se limpian adecuadamente
  • No proteger los ojos durante una cirugía (si los ojos no están completamente cerrados mientras está bajo los efectos de la anestesia general, la córnea puede secarse demasiado y, a veces, provocar una lesión)
  • Ciertos desórdenes oculares