Una fractura es la ruptura de cualquier hueso del cuerpo. Existen diferentes tipos de fracturas:

  • Si el hueso está fracturado, pero estable, la fractura se denomina simple o cerrada.
  • Si asoman fragmentos del hueso a través de la piel, la fractura se denomina expuesta o abierta.

Las fracturas también pueden describirse como:

  • De astilla (fractura por avulsión): se desprende un pequeño fragmento del hueso que suele quedar adherido al ligamento o tendón.
  • Por compresión: el hueso se comprime, como en el caso de las vértebras.
  • Conminuta: el hueso se rompe en pequeños fragmentos.
  • En tallo verde: se rompe un lado del hueso, mientras que el otro se dobla sin romperse.
  • Intraarticular: la articulación se ve afectada.
  • Fractura del cartílago de crecimiento: se rompe este tejido de crecimiento en los niños.
  • Transversal: el hueso se rompe en una línea horizontal perpendicular a la superficie de la corteza del hueso.
  • Oblicua: el hueso se rompe en una línea que forma un ángulo menor a 90° respecto de la superficie de la corteza del hueso.
  • En espiral: la línea de la fractura forma un espiral.
  • De tensión: fractura delgada que presenta una delgada fisura y ocurre debido al sobreesfuerzo más que por un incidente traumático aislado.

Los Huesos del Cuerpo
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Las fracturas son causadas por un trauma en el hueso. El traumatismo incluye:

  • Caídas
  • Torceduras
  • Golpes
  • Choques

Un traumatismo es una fuerza física aplicada al hueso que este no puede soportar. Los huesos fuertes pueden soportar más fuerza física que los débiles.