El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) causa preocupación y ansiedad crónicas y exageradas sobre temas cotidianos. Todas las personas se preocupan de vez en cuando, pero quienes sufren este trastorno nunca logran relajarse y suelen anticipar lo peor. La intensidad y lo dominante de su preocupación interfiere con el desempeño normal en la escuela, en el trabajo y en las relaciones. La preocupación no se relaciona con nada en particular. Sin embargo, provoca tensión y ansiedad a diario.

La gente con TAG se preocupa excesivamente por la salud, la familia, el trabajo o el dinero. La preocupación es tan severa que interfiere con la habilidad de vivir sus vidas. La ansiedad puede también progresar al punto de que la gente "se preocupa por preocurparse". Generalmente, el TAG comienza en la niñez o en la adolescencia, pero también puede comenzar en la madurez temprana. No es raro que el TAG comience después de los 20 años.

Se desconoce la causa exacta del TAG. Los investigadores creen es causado por una combinación de factores genéticos, ambientales, psicológicos y del desarrollo.