El herpes genital es una infección. Provoca ampollas pequeñas, doloras y llenas de líquido. Estas ampollas se abren y dejan una llaga o úlcera marcada. Las ampollas pueden aparecer en los genitales, los glúteos o los muslos. Sin embargo, también pueden diseminarse a otras partes del cuerpo (p. ej., la boca, la cara o los ojos).

Herpes genital
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Generalmente, el herpes genital es causado por el virus del herpes simple 2. También puede ser causado por el virus del herpes simple 1 que causa herpes labial. El virus ingresa al cuerpo a través de una ruptura en la piel o de membranas mucosas. Después de la primera erupción, el virus emigra a las terminaciones nerviosas en la base de la columna vertebral. Permanecerá allí hasta la próxima erupción.

El virus se transmite por medio de:

  • El contacto sexual, incluidos el coito, el sexo oral y anal
  • El líquido de las ampollas del herpes que se pone en contacto con otras partes del cuerpo
  • Una madre infectada que se lo transmite a sus hijos durante el embarazo o el parto

El virus es más contagioso cuando las ampollas están presentes. Además, es contagioso durante la etapa de incubación. Ésta es la etapa antes de que las ampollas o las llagas sean visibles. El virus también puede diseminarse cuando no hay úlceras cutáneas visibles. Si bien el herpes tipo 1 suele aparecer con mayor frecuencia alrededor de la boca, también puede causar una infección genital, al igual que el herpes tipo 2.