Los cálculos renales son partes de una piedra o de un material similar al cristal. Estos cálculos se forman dentro de los riñones o en otras partes de las vías urinarias. Los riñones eliminan desechos del organismo. Además, equilibran el contenido de electrólitos y agua en la sangre al filtrar la sal y el agua.

Existen varios tipos de cálculos renales:

  • Cálculos de oxalato de calcio
  • Cálculos de fosfato de calcio
  • Cálculos de estruvita
  • Ácido úrico
  • Cálculos de cistina

Cálculos renales
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La causa de los cálculos renales depende del tipo de cálculo que padezca. Los cálculos de calcio son los más frecuentes.

  • Cálculos de oxalato o de fosfato de calcio: se forman cuando aumenta demasiado la concentración de calcio o de otros minerales en la orina.
  • Cálculos de estruvita: se forman como resultado de una infección urinaria. Los cálculos se componen de amoniaco, magnesio y sales de fosfato.
  • Cálculos de ácido úrico: se forman cuando la orina es ácida. Esto también puede ocurrir en las personas que padecen gota o que reciben quimioterapia.
  • Cálculos de cistina: se deben a un trastorno genético poco común que hace que los riñones acumulen cantidades excesivas de cistina, uno de los aminoácidos que componen las proteínas.