El síndrome de Korsakoff es un trastorno de la memoria causado por una deficiencia de vitamina B1 (tiamina). Afecta principalmente a la memoria de corto plazo. Una enfermedad relacionada, el síndrome de Wernicke, ocurre con frecuencia antes del síntoma de Korsakoff. Debido a que los síntomas de ambas enfermedades ocurren simultáneamente, con frecuencia son denominadas como el síndrome de Wernicke-Korsakoff.

El cerebro
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

En los EE. UU., la causa más frecuente de deficiencia de tiamina y, por lo tanto, del síndrome de Korsakoff, es el alcoholismo. Sin embargo, este síndrome también se observa en personas con trastornos alimenticios, que hacen dietas compulsivas o que se sometieron a cirugía para la obesidad. Las personas que reciben diálisis o nutrición intravenosa a largo plazo, o que tienen una enfermedad crónica, como el SIDA, tienen mayor riesgo. El requerimiento diario de tiamina es de 1 a 3 mg por día.

La tiamina es necesaria para la memoria y otra funciones cerebrales. Las personas que toman mucho alcohol suelen reemplazar la comida con alcohol. Como resultado, ingieren menos vitaminas, lo que produce deficiencias. Además, el alcohol incrementa la necesidad del cuerpo de la vitamina B e interfiere con la capacidad de absorción, almacenamiento y uso de los nutrientes.

No todos los alcohólicos sufren el síndrome de Korsakoff, lo que ha llevado a pensar que ciertas anomalías genéticas pueden hacer que algunas personas sean más susceptibles a esta afección. La edad, aparentemente, también es un factor de riesgo para el síndrome de Korsakoff. Los alcohólicos de edad avanzada son más susceptibles a desarrollar este trastorno. Los efectos directos del alcohol en los nervios del cerebro pueden también contribuir.