La intolerancia a la lactosa es un malestar gastrointestinal debido a la incapacidad de digerir cantidades considerables de lactosa. La lactosa es un azúcar encontrada en la leche y otros productos lácteos.

La intolerancia a la lactosa es causada por la reducción en una enzima digestiva llamada lactasa. La lactasa convierte los disacáridos de lactosa en azúcares que pueden absorberse más fácilmente. Cuando no se metaboliza completamente, la lactosa fermenta en el colon (intestino grueso) y provoca síntomas.

Colon
si2000_105433_1_colon
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Algunas personas nacen con la incapacidad de producir lactosa. Otros desarrollan intolerancia con el tiempo.