La hemorragia nasal se refiere al sangrado continuo de la nariz o del conducto nasal. Hay dos tipos de hemorragia nasal:

  • Hemorragia nasal anterior: la sangre proviene de la parte frontal de la nariz, generalmente de las paredes semirrígidas que dividen las dos fosas nasales. Este es el tipo más común de hemorragia nasal.
  • Hemorragia nasal posterior: el sangrado comienza en la parte más profunda de la nariz. Con frecuencia es más difícil de tratarse y más grave que la hemorragia nasal anterior.

El conducto nasal
Imagen informativa de Nucleus
© 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

Las causas incluyen:

  • Irritación o ruptura del recubrimiento de la nariz
  • Herida del tejido nasal, que ocurre con mayor facilidad cuando la estructura nasal no es normal o el conducto está inflamado debido al frío o alergias
  • Tejido nasal excepcionalmente seco
  • Hurgarse o golpearse la nariz
  • Sonarse o frotarse la nariz con mucha fuerza
  • Un coágulo de una hemorragia anterior desplazado o trastornada
  • La introducción de un objeto a la nariz
  • Tumores de la nariz y/o de los senos nasales
  • Hipertensión (presión arterial alta)
  • Uso de aspirina u otros medicamentos anticoagulantes
  • Otras causas de la tendencia a la hemorragia excesiva, como hemofilia