El raquitismo es una enfermedad que se debe a una deficiencia de vitamina D en los niños. Esto hace que los huesos se ablanden y se debiliten.

Raquitismo
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

El raquitismo ocurre cuando no hay suficiente vitamina D o calcio en el organismo del niño. Esto podría ocurrir cuando:

  • El suministro de vitamina D proveniente de la alimentación y de la exposición al sol es insuficiente.
  • El modo en que el organismo procesa la vitamina D no es normal.
  • El tejido no responde a la acción de la vitamina D.

La vitamina D controla la manera en que el organismo absorbe el calcio. También controla los niveles de calcio y fosfato en los huesos. El intestino absorbe la vitamina D que proviene de la comida. La vitamina D también es producida por la piel durante la exposición a la luz solar.

Generalmente, el raquitismo se produce debido a una deficiencia de vitamina D. Esto puede deberse a lo siguiente:

  • Insuficiencia de vitamina D en la alimentación. En niños, esto puede estar relacionado a:
    • Ingesta insuficiente de leche fortificada con vitamina D.
    • Ingesta insuficiente de suplementos de vitamina D en los niños que toman leche materna o en los niños con intolerancia a la lactosa.
  • A la falta de exposición a la luz solar

Con menor frecuencia, el raquitismo puede deberse a otros trastornos que afectan la absorción, la transformación o la acción de la vitamina D en el organismo, por ejemplo:

  • Problemas renales:
    • Una enfermedad de riñón hereditaria llamada raquitismo resistente a la vitamina D
    • Acidosis tubular renal: nefropatía no hereditaria que hace que se disuelva el calcio de los huesos
    • Insuficiencia renal crónica
    • Diálisis renal a largo plazo
  • Enfermedades del intestino delgado con absorción insuficiente
  • Alteraciones en el hígado o enfermedades del páncreas
  • Cáncer
  • Algunos medicamentos, por ejemplo:
    • Ciertos medicamentos antiepilépticos, como fenitoína o fenobarbital
    • Acetazolamida
    • Cloruro de amonio
    • Disodium etidronate
    • Tratamiento con fluoruro
  • Intoxicación o envenenamiento por:
    • Cadmio
    • Plomo
    • Aluminio
    • Tetraciclina caducada