La espina bífida es un tipo de defecto congénito denominado defecto del tubo neural. En este padecimiento, la columna del bebé no se cierra completamente durante la fase inicial del embarazo. La espina bífida puede empezar a desarrollarse en el feto antes de que la madre sepa que está embarazada. En algunos casos, las estructuras que deberían estar en el canal espinal se desplazan de su lugar. Las estructuras afectadas pueden ser las siguientes:

  • Membranas que rodean la médula espinal
  • Raíces nerviosas que conectan los nervios a la columna vertebral
  • Columna vertebral
  • Las vértebras (huesos de la espalda) pueden sufrir deformaciones

Columna Bífida
Imagen informativa de Nucleus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Hay tres clases de columna bífida:

Oculta

Es el tipo de menor gravedad y sus manifestaciones son las siguientes:

  • Sin síntomas
  • Pequeños defectos en una o más vértebras
  • La columna vertebral y los nervios son normales
  • Usualmente no hay complicaciones
Meningocele

En este caso, las membranas se asoman por una parte abierta de la columna vertebral y se forma un quiste. Puede haber fuga de los fluidos de la columna. Este tipo puede tratarse.

Mielomeningocele

Este es el caso más severo de columna bífida. En este caso, el quiste contiene membrana, raíces nerviosas y, algunas veces, médula espinal. Este tipo puede provocar problemas graves como:

  • Posible parálisis e incontinencia del intestino y la vejiga (generalmente no se cura con cirugía)
  • Hidrocéfalo.: una acumulación de líquido en el cerebro que aumenta la presión en el cerebro

Se desconoce la causa. Al igual que en muchos otros defectos congénitos, existe un fuerte factor genético. Muchos estudios han mostrado una relación entre una dieta baja en folatos en la madre y los defectos congénitos. Se observó una asociación significativa entre una dieta baja en folato y la espina bífida.