Un accidente cerebrovascular es una lesión cerebral causada por una interrupción del flujo sanguíneo. El tejido cerebral que no recibe oxígeno y nutrientes de la sangre puede morir en minutos. El daño cerebral puede causar una pérdida repentina de las funciones corporales. Los tipos de función afectados dependen de la parte del cerebro que sufre el daño.

Existen dos problemas relacionados con el flujo sanguíneo que causan un accidente cerebrovascular. Los accidentes cerebrovasculares pueden ser isquémicos o hemorrágicos.

  • Un accidente cerebrovascular isquémico es causado por el bloqueo de un vaso sanguíneo. Esta constituye la causa más frecuente de los accidentes cerebrovasculares.
  • Un accidente cerebrovascular hemorrágico es causado por la ruptura de un vaso sanguíneo.

ACV hemorrágico en comparación con el isquémico
factsheet image
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Un accidente cerebrovascular isquémico se produce cuando algo interrumpe el flujo sanguíneo. Puede tratarse de una acumulación o hinchazón de las paredes de los vasos sanguíneos o de algo en la sangre que se aloja en el vaso sanguíneo. Un bloqueo en un vaso sanguíneo pequeño afecta una zona más pequeña del cerebro. Un bloqueo en los vasos sanguíneos más grandes puede obstruir el flujo sanguíneo a varios vasos sanguíneos más pequeños, lo que deriva en más daño cerebral.

El bloqueo puede deberse a una o más de las siguientes condiciones:

  • Aterosclerosis: acumulación de sustancias grasas a lo largo del revestimiento interno de la arteria que reduce gradualmente la zona a través de la cual puede pasar la sangre
  • Un coágulo de sangre que se desplazó desde otras partes del cuerpo, como el cuello o el corazón
  • Inflamación de los vasos sanguíneos