La sífilis es una infección bacteriana que se transmite por contacto sexual. Si no se trata, puede causar daño cerebral, de tejido y nervios. Puede provocar la muerte.

La sífilis es provocada por la bacteria Treponema pallidum, que se transmite mediante el contacto directo con una lesión sifilítica. El contacto puede ocurrir en las siguientes situaciones:

  • Contacto sexual vaginal, oral o anal con una persona infectada
  • Una mujer embarazada que transmite la infección al feto ( sífilis congénita)
  • Exposición sanguínea, como por uso de drogas, y rara vez, por transfusiones sanguíneas.