El ataque isquémico transitorio (TIA) se refiere a una disfunción temporal del cerebro que dura menos de 24 horas. El TIA se debe a una deficiencia en el suministro de sangre u oxígeno. Algunas veces, se lo denomina miniapoplejía. Puede ser una condición seria y servir como advertencia de una apoplejía. Aproximadamente el 30% de los pacientes de apoplejía tuvieron un TIA en algún momento en el pasado.

Abastecimiento de Sangre al Cerebro
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Un TIA es el resultado de una obstrucción temporal del abastecimiento de sangre al cerebro. La arteria carótida de la parte frontal del cuello es un suministro muy importante de sangre para el cerebro. La acumulación de placa y el endurecimiento de esta arteria pueden ralentizar o detener el flujo sanguíneo.

Las razones de la obstrucción pueden incluir:

  • Un coágulo sanguíneo o una pieza de placa (llamada émbolo) del interior de la pared de una arteria se desprende y bloquea el flujo de sangre a una porción del cerebro.
  • Un coágulo sanguíneo se desplaza desde el corazón y se traslada al cerebro.
  • Puede ocurrir presión arterial baja temporal en el cerebro a causa de arterias estrechas en el cuello.
  • Trastornos sanguíneos y de coagulación sanguínea como:
    • Anemia (muy pocos glóbulos rojos)
    • Policitemia (demasiados glóbulos rojos)
    • Hiperviscocidad (espesor anormal de la sangre)
  • Vasculitis o inflamación de los vasos sanguíneos
  • Endocarditis (infección del recubrimiento del corazón)